martes, 4 de febrero de 2014

Mi pregunta sin respuesta.

Me preguntas en tu silencio que por qué no te he dicho aún "te quiero".
La respuesta no es fácil, si cuando te miro a los ojos se me escapa una media sonrisa de lado; si cuando llueve y tu no estás, desearía que nos encontráramos para compartir paraguas; si cuando te ríes no puedo evitar reírme yo también; si se me escapa esa sonrisa estúpida cada vez que recibo un mensaje tuyo y que trae tantas caras de extrañeza a mis padres cuando me ven, ; si mientras que para los demás tienes tus idas de olla, para mi esa locura enamora. 
No son fáciles todas las noches de sábado en que ojalá viéramos esa película que echan en la tele juntos; no son fáciles todos los sentimientos encontrados; no es fácil no dormir pensando en ti pero siempre intentando ahogar un grito de rabia; no es fácil oír tu nombre y que me saltes a la cabeza con cincuenta preguntas cargadas en el portaequipajes, y más aún cuando lo único que quiero hacer es que tu nombre sea esa palabra con más valor que sentido. Y hablando de sentido, no tiene sentido escribir esto si sé que nunca sabrás que va por ti, porque mi alma te nota lejos y se muere en el intento de acercarte, y se está ensangrentado las manos tirando de una cuerda sin fin.
Ahora mismo llueve, no sólo fuera, sino también dentro; haciendo del gris un viejo enemigo que acecha en cada esquina llamándome para que vuelva a ser el que fui y que ojalá no hubiera sido. Pero eso tú no lo sabes.
Eres la música melancólica que pide por un presente mejor mientras me ahogo en lágrimas artificiales de neón; eres esa película proyectada en panorámico y que cada vez se está haciendo más pequeña; el libro que se ha acabado antes de empezar a leer el prólogo.
Y no sé que más decir... Ah, si... Estaba aquí para explicarte por qué aún no te he dicho "te quiero". ¿Cómo decirtelo después de ver las razones porque no?
Pues porque para mi eres sonrisa rota, gota de lluvia, locura intempestiva, película de amor muerto, grito desgarrador, nombre innombrable, sinsentido lejano, lluvia de mi mente, empujón al vacío, banda sonora de las doce de la noche, relato de fantasía e inalcanzable adaptación cinematográfica. No puedo contestar por eso a mi pregunta sin respuesta.

Crítica al sistema educativo español.

Dado que mis fuentes de inspiración se han visto relegadas a una mera forma abstracta y superficial de ver la realidad, voy a ceñirme a ella y quiero, por favor, que antes de que se lea esto se tenga en cuenta que parto de la imparcialidad de mi experiencia como estudiante; por ello pido perdón de ante mano por si a alguien hiere la sensibilidad lo que a mi juicio de ver es una crítica en toda regla a la educación.

A lo largo de mi etapa de estudiante de secundaria he seguido el modelo LOE, modelo aprobado en 2006 bajo la legislatura del presidente Zapatero. Un modelo que según lo que yo he podido observar durante los últimos seis años, premia la mediocridad del alumno.
El alumno típico español, por lo que yo he podido ir dilucidando, es un alumno que ve el estudio como algo ajeno a él, como un enemigo a batir. Alumno que dice odiar estudiar, que no se esfuerza y que no tiene incentivo alguno. No hablamos del alumno medio que trata en La Misión de la Universidad, Ortega y Gasset, hablamos de la viva imagen de la chabacanería española, la cual es premiada y recompensada por un modelo igual de chabacano, el cual pretende convertir esa mediocridad en algo útil, pretende convertir al alumno mediocre en alumno medio.
¿Pero qué hace con el alumno medio? Si bien he dicho que existe un alumno típico español, existe otro tipo de alumno; el cual Ortega identifica como un alumno medio, un alumno que tiene interés por aprender pero cuyo deseo no se satisface.
La educación hoy en día se rige por programas. Dichos programas son creados por el Gobierno y son dados por el profesor al alumno medio y tienen que ser cumplidos a rajatabla. Como consecuencia de esto, el alumno medio adquiere conocimientos que en gran parte ni le interesan, con el fin de pasar una serie de pruebas; luego se vuelve mediocre. Nos enseñan desde pequeños unas cosas y en lugar de ampliar poco a poco el círculo de conocimientos, lo van centrando en un área, de forma que un alumno de ciencias no podrá adquirir conocimientos de ciencias sociales. Se nos determina por una elección, aún a pesar de que nuestros intereses vayan más allá. Se nos relega a todos a un estatus de auténticos borregos que dado que saben de antemano que no van a aprender nada, se oponen a este tipo de "conocimiento" que se implanta y el cual se va a olvidar; condicionando todo esto a una mayor manipulación de toda aquella sociedad con conocimientos superiores.
En el modelo orteguiano  se propone que el alumno medio es instruido en ciencias, pero también en historia, en filosofía, en sociología,…es instruido en la cultura. El alumno de hoy en día es guiado a una cultura muy reducida de la que luego es muy fácil ver sus carencias. Una pregunta muy sencilla y que se puede poner a prueba con casi cualquier persona ¿quién escribió MacBeth o Romeo y Julieta? Es sorprendente la cantidad de estudiantes que no sabrían la respuesta. Pero más curioso aún es cuando les dices que fue Shakespeare y te sueltan un “Ah, sí, pero es que a Shakespeare yo no lo he estudiado”. He ahí quizás el principal problema de la sociedad de hoy en día. Si no viene en el programa, no se estudia. Y si no se estudia, no se sabe. Y hablamos de Shakespeare, que sin duda es cultura esencial para cualquier persona. El más claro ejemplo de la chabacanería y de la dejadez del sistema educativo español lo tenemos hoy en día con la educación secundaria. El remedio que muchas veces se intenta poner es el imitar el sistema de otros países. Otro gran error. 
Una cosa que por ejemplo no se plantea es el asunto de los docentes. El fallo de la educación muchas veces viene por seguir el guión, y el que lo sigue es el profesor. Un guión, no deja de ser una pauta, algo que se debe de seguir, pero se puede modificar. Yo he llegado a tener tres clases de profesores. Unos que seguían la pauta marcada por el ministerio hasta tal punto que no dejaban ni hablar de otra cosa. Luego otros, a los que de verdad he llegado a considerar profesores, los cuales me han enseñado y mucho; por ejemplo algunos no han visto de lado mis inquietudes literarias y las han fomentado donde otros pasaban. Además que no se imitaban a su campo, sino que expandían nuestros conocimientos con historias, anécdotas o formas de enseñar que luego recuerdas toda la vida. Esos son maestros, que no profesores. Y luego el ejemplo de la chabacanería española en profesores. Me acuerdo que cuando estudié a Marx, este decía que la religión era el opio del pueblo. Pues parafraseándole diré que el fútbol es el de la sociedad española, dado que yo he llegado a tener muchos profesores que interrumpían la clase de matemáticas, naturales o lengua, para hablar de fútbol. Y si fuera cinco minutos, todavía, pero yo hablo de clases enteras. Esto es un paralelismo con la docencia en las universidades de la que hacia critica Ortega. ¿Cómo no voy a decir que yo he sido educado en un sistema guiado por la chabacanería y que nos conduce a un pozo de ignorancia a los estudiantes? El sistema no premia ni valora que tú sepas más, ni quieras aprender sobre todo; premia el no saber.
Habría que hacer una aclaración sobre el bachillerato, dado que es una preparación para un examen más que nada y debido a ello y a la falta de tiempo para enseñar algo más a parte del extensísimo temario, se sigue el guión y ya. Mi ejemplo práctico han sido mis dos años de biología en los cuales habré copiado unas trescientas hojas de apuntes y no he ido ni una sola vez al laboratorio.

Señores, aunque esto les parezca una estupidez miren el nivel de analfabetismo en comunidades como Andalucía, la tasa de abandono escolar, el número de repetidores en los distintos cursos y cómo se les pone en bandeja el pasar de curso con programas especiales. Esa no es la solución. La solución pasa por hacer las cosas bien desde el principio de la educación, que en casa también se ayude (porque ese es otro problema en la sociedad española, los padres no se responsabilizan de sus hijos y esperan que toda la educación la reciban en el colegio), que no ocupen plazas de profesores gente sin ningún tipo de vocación,...
Critico la LOE porque es el modelo que me ha tocado vivir, pero creo por lo que leo y por lo que he tenido de convivencia, que el modelo de la LOGSE fue incluso peor a nivel educativo. Y de la LOMCE aún no puedo opinar, no ha dado tiempo a ver ningún resultado pero si he de decir que me parece muy bien el sistema de dejar de premiar la mediocridad con las becas. Pero aún así no me convence.

Si bien es cierto que este tema es muy peliagudo, aporto aquí mi granito de arena pudiendo haber dicho más de lo que aquí escribo, pero esto es un blog y no creo que sea un lugar para escribir un testamento sobre todo lo negativo de la educación. Y solo pretendo que leyendo esto, si es que has llegado hasta aquí, querido lector, se pongan los engranajes de tu mente a funcionar y a pensar por si mismos, no guiados por una ideología política ni por lo que tus padres digan, porque si te guías por eso verás que te manipulan, que no piensas por tí mismo, que eres mediocre.

No obstante si me atrevo a dar un par de soluciones o medidas que creería conveniente que en este país se aplicaran para la mejora de la educación.
  • En primer lugar, dado que la educación parece más una guerra entre PP y PSOE lanzándose argumentos sobre quién la jode más y quién la arregla más, propongo que se llegue a un acuerdo entre ellos pero con el asesoramiento activo de expertos en educación, formando un consejo totalmente apartado del poder ejecutivo.
  • Después, si bien es cierto que la educación tiene que ser abierta a todo el mundo, se debería restringir el paso del alumno mediocre que se sabe de sobra, tanto por profesores como por padres, que no va a dar más de si, a ciertos niveles de educación superior, dado que ocupa un plaza desaprovechada que pagamos todos los españoles y para mi, eso es tirar el dinero. En su lugar, se debería fomentar una salida a la formación profesional en la que el alumno será encauzado antes a un futuro en algo que de verdad le guste.
  • Un punto que quizás debería de haber ido antes, sería modificar todo el sistema de aprendizaje, desde las "guías docentes" hasta la concesión de puestos de enseñanza; puesto que se concede a gente inepta en el trato con alumnos e incapaz de enseñar. A pesar de que esto vendría ligado al proyecto de ley pactado en consenso, no debería ser un punto a negociar.
  • Sobre el tema de concesión de becas de mayor cuantía en estudios superiores y becas accesorias (libros por ejemplo), debería de verse por separado el nivel académico y el económico de la familia, de forma que se concederían en estos casos y por orden:
          • Alumno con notas altas, nivel ec. bajo.
          • Alumno con notas altas, nivel ec. medio.
          • Alumno con notas medias, nivel ec. bajo.
          • Alumno con notas altas, nivel ec. bueno.
          • Alumno con notas medias, nivel ec. medio.
          • Resto.
        Este orden es uno sugerido según mi criterio, pero como sería contradictorio al primer punto, será          determinado por el Gobierno y ese comité asesor.
  • La educación será la misma en todo el país, con un nivel mínimo exigido. Por ello no será competencia de cada Comunidad Autónoma, sino que dependerá del Ministerio. Así se ahorra en organismos que son innecesarios y que fomentan este caos que es la educación. 
  • Se respetarán aquellas asignaturas que marcan la identidad de cada comunidad, como son las lenguas regionales, pero en ningún caso entrarán como materia de selectividad. Así pues la lengua de la educación será el castellano, dado que es una lengua con más de  528 millones de hablantes; y es que es de pura razón que la lengua principal de una buena educación sea la que aune la cultura de un país, con la que luego se pueda salir al extranjero. La segunda lengua será el inglés, habrá posibilidad de incluir una tercera lengua extranjera; y luego dentro del currículo pero sin ser calificable, la lengua regional. Así por ejemplo, un alumno de la Comunidad Valenciano, dará sus clases en castellano, aprenderá inglés y francés, por ejemplo. Luego podrá dar Catalán o Valenciano, pero aunque conste en su currículo que sabe esa lengua, no será examinado en la PAU de ella, porque es algo accesorio, algo que se aprende por unas raíces culturales.
  • Así mismo se cree necesario un aumento del nivel educativo al nivel de las asignaturas básicas de Lengua y Literatura e Historia, por lo que serán obligatorias en segundo de bachillerato. No obstante Filosofía debería pasar a ser Filosofía Aplicada y del Pensamiento, en la cual se debería enseñar a pensar imparcialmente, tocando todos los puntos de vista y siendo más una formación humanística que todo alumno debería recibir de forma básica, que una asignatura con todo su peso. Por eso se tendría, pero no sería materia para la PAU.
  • SE BUSCA UNA EDUCACIÓN QUE PERMITA AL ALUMNO PENSAR POR SÍ MISMO Y DARLE UNA CULTURA, entendida como el sistema de ideas vivas de nuestro tiempo que ha venido dado por la cultura de las generaciones anteriores.
Podría seguir citando medidas y opiniones que tengo, pero creo que ya habré generado suficiente debate. Y recalco, DEBATE. Un debate es un acto de comunicación, el debate será más completo y complejo a medida que las ideas expuestas vayan aumentando en cantidad y en solidez de argumentos. La finalidad directa de un debate es exponer y conocer las posturas, bases y argumentos funcionales de las distintas partes. Indirectamente puede cumplir un rol de aprendizaje y enriquecimiento para quienes participan en un debate, quienes pueden volverse a otra postura, aunque bien no es ni un propósito ni finalidad necesarios. 
Por ello, queridos lectores les invito a debatir una vez hayan estudiado bien este tema y se animen a comentarlo con amigos y familiares, pero en ningún caso se dejen llevar por la parcialidad de las partes y de sus intereses.
PIENSEN POR USTEDES MISMOS.

lunes, 27 de enero de 2014

Orgullo y kleenex.

Y nada más acabar la historia, se derrumbó. Nunca había visto a su amiga en esa situación y la verdad, no quería que eso se repitiera en el futuro. Sin dudarlo, lo primero que se decidió a hacer antes de consolarla fue darle un pañuelo para que se secase las lárgimas, algo de lo más normal; pero su reacción le sorprendió.

- Ten, un kleenex. - dijo mientras sostenía el pañuelo de un color blanco virginal a la luz del sol.
- ¿Para qué? - se preguntó ella mientras hacía esfuerzos por respirar.
- Para que te seques las lágrimas, tonta - dijo él con una sonrisa.
- No me avergüenzo de mis lágrimas. Llorar te limpia el alma.
- A este paso te va a limpiar hasta la cara. Venga, cogelo. - insitió él.
- Verás, cuando lloras por algo, ya sea de alegría o de tristeza, siempre te ofrecen un pañuelo para secarte las lágrimas. ¿Qué problema teneis en ver a alguien llorar?
- A veces se sufre...
- A lo mejor la gente que las provoca debería verlas, como forma de castigo. A mi no me avergüenzan mis lágrimas porque demuestran al resto que he aguantado y que he luchado, y que aunque me derrumbe, sigo aquí. Igual que de alegría, ¿por qué secarlas?
La gente no quiere perder su orgullo por derramar lágrimas, pero la gente no se da cuenta que ocultando todo solo hacen caso de lo preestablecido, no se dan cuenta de que dejan que lo que los demás piensen o no, les afecte. Por eso llorar y no secarse las lágrimas es orgullo.
- ¿Pero y qué pasa si la persona que tienes al lado te conoce tan bien que si lloras, ella también llora? - inquirió él.
- Que llore conmigo, no hay mejor “te entiendo” que compartir un dolor o una alegría.
- ¿Y si lloras oculto del resto? ¿No es eso una pérdida de orgullo? ¿No es cómo ocultar que lloras?
- No... Es solo que... A veces uno quiere derrumbarse a solas... - dijo ella entre cortada.

Él sabía que no era la primera vez que lloraba, y que desde luego hacerlo delante de él si que le resultaba duro y era porque no podía más. Su amiga, tan entera que parecía cada día, se consumía en un mar de gotitas saladas. Una por cada golpe. Una por cada corte. Decidió que si quería animarla tenía que hacer algo, así que se puso manos  a la obra.

- ¿Estas llorando? - preguntó ella con una sonrisa.
- ¿No es el mejor “te entiendo” que existe? - dijo él mientras hacía verdaderos esfuerzos por sacar lo que le hacía sentir ver a su amiga tan desolada.
- Por supuesto... - dijo ella dándole un abrazo que él le devolvió encantado.

jueves, 23 de enero de 2014

La puerta de la realidad.

- Si las mando a tomar por culo me volveria otro insipido, de esos que deambulan por las calles sin ver lo que de verdad tienen delante, sin poder extraer todo lo bueno de un libro, y por supuesto de ser incapaz de crear otros mundos a raiz de una chispa en mi mente... ¿quieres que me vuelva asi? Porque antes preferiria estar muerto.
- Pero - interrumpió ella - crees que te hace bien, pero, en realidad, puede que no te deje ver todo el mundo tal cual es.
- ¿Y quien querria verlo? - dijo él, que limpiaba con el dobladillo de su camisa las lentes de las gafas.- Al fin y al cabo, es gris, sucio y deshumanizado. 
- Yo creo que si no ves la realidad tal cual, es mas facil que te hagan daño.
- Pero con la imaginación, te puedes refugiar del dolor.
- Si, eso es cierto. Pero a veces el dolor es tan fuerte que ninguno de tus mundos imaginarios podria nunca soportarlo, y acabarás hecho añicos. - el tono que ella usaba era una mezcla entre reproche y melancolía.
En efecto ella tenia gran parte de razon y el lo sabia, la imaginacion podia ser algo bello como los colores del atardecer, pero podia ser destructivo como cualquier otro tipo de sentimiento. Él, cansado de aquella mañana se recosto sobre el banco del parque en el que habían parado a hacer un descanso. Mientras ella jugaba con uno de sus rizos de color azabache, se apresuró a añadir algo entre dientes pero que el entendió perfectamente:
- Es como el amor.
- ¿Perdona?¿El amor?
- Si, el verdadero, el que se siente en lo mas hondo de tu corazón, ardiendo como si estuviese grabado con fuego.
- Se lo que es eso. Por cierto, muy poetico te ha quedado.
- ¿Si? - dijo ella con una cara entre sorpresa e ingenuidad.
- Si. El amor verdadero es lo que siento por la pizza, por ejemplo.
Esa expresion arrogante a la par que irascible, acompañada de una sonrisa perfecta que mostraba las dos hileras de sus dientes, hizo que ella escondiese una risa nerviosa entre en gesto de exasperación y una mueca de pesadez.
- Eres un gilipollas.
- Me lo suelen decir mucho, solo que normalmente va acompañado de un guantazo.
- Algún dia, esa actitud insufrible te pasará factura.
- Pero de momento funciona, ¿okay?
- ¿Qué tienes dentro de esa cabeza?- preguntó ella entrecerrando los ojos, como queriendo ver más allá.
- Dice la leyenda que aqui dentro hay neuronas, pero como el gran Descartes, yo dudo de todo eso.
- Me referia a lo que piensas...
- Ya lo sé... Perfectamente... No quieras saberlo. - Dijo sacando un cigarro. La llama iluminaba su cara, mostrando todo el juego de movimientos de su cara.
Ella si quería saberlo, se moria por saberlo. Y él se daba cuenta de ello. Y alli quedaron los dos. En un silencio infinito como el tiempo anterior. Sin saber lo que cada uno pensaba. 
Él, en su arrogancia, seguramente imaginaba alguna línea que añadir a algun texto incompleto de los que escribia. Ella, combinaba las dos fatalidades de imaginar y amar, y eso dolia el doble. Pero ella no sabia que a pesar de la no correspondencia de ese primer sentimiento que debatieron, ella era para él, su insomnio muchas veces, la unica persona a la que no podia leer solo con una perforante mirada de sus ojos azules como el mar, su musa en noches atormentadas de lluvia sobre el cristal y cafe humeante en la mesa. A quien dedicaba el humo de sus cigarros. Ambos pensando pero sin hablar. Lo tenían todo delante de ellos, pero ciegos por lo que llamaban realidad, no podian esclarecer con la imaginacion lo que a la vista se ocultaba.

miércoles, 22 de enero de 2014

Carta de persona a persona.

Querido amigo:
Posiblemente nunca leas esta carta, porque a quién quiero engañar, no existes, sólo eres un recurso de mi mente para contarle a alguien porque los días grises se han convertido en mi mayor tortura.
Llevo más de un mes sin escribir. Si echo un vistazo atrás, veo que alguna linea inconexa ha caido, pero ya nada como antes. Quizás sea que definitivamente perdí la inspiración en sus ojos marrones, que me ciño demasiado a la realidad, o que simplemente paso por una época en blanco. Espero realmente que sea lo último. No creo haber dejado a un lado los castillos en el aire, porque después de algún tiempo, he encontrado otra razón para reconstruirlos, y por ende, tampoco creo que sea la primera; así que tiene que ser una época en blanco.
Para ponerte en contexto, te diré que antes, cualquier dia de lluvia venían a mi ideas de lo más disparatadas sobre qué escribir. A veces alguna aventura sobre lugares míticos, historias de personas que nunca han existido, creando animales mitológicos de tres cabezas y feroces dientes, pero que en el fondo solo buscan un poco de cariño, y sobre el cariño, también escribía cosas sobre las personas, sobre muros que caen, sobre el amor y sobre la lluvia. Nada, todo eso se fue hace ya más de un mes. ¿Por qué? No lo sé. A lo mejor necesito que alguien vuelva a decirme que escriba. Echo de menos eso. Echo de menos tantas cosas... Pero hay que seguir adelante, ¿no? La vida es cambio y bla, bla, bla,... Puta mierda de cambio. ¿Nunca se te ha pasado por la cabeza esa idea de volver atrás en el tiempo? Por las cosas que hiciste mal, por las que evitarías y por las que repetirías sin dudarlo. Pero claro (y esto es ya mucho comerse el coco), si cambias el pasado, el presente también puede ser distinto. A lo mejor no tendría los mismos amigos, no tendría mi visión de la vida y tampoco vería tan bonita esa sonrisa que veo de vez en cuando asomar en mi camino (esto último me lo guardo para mi, aunque es un secreto a voces para cualquiera que me conozca un poco).
El caso es que ya no sé escribir. Y tengo que volver a aprender. Pero según recuerdo, eso no es tan fácil. Primeramente necesito inspiración, cosa que hoy en día me falta; y en segundo lugar, necesito salir, nuevos aires y una nueva razón para hacerlo. Y digo nueva porque las antiguas ya no me valen. A nadie le vale lo antiguo, quitando a los arqueólogos o al resto de los estudiosos de las cosas antiguas.
Además hoy he podido terminarme un libro. Antes, el terminar un libro, me motivaba para seguir escribiendo. Hoy solo me ha provocado otras emociones un tanto desagradables (y que no quiero compartir).
No me malentiendas, no significa que no sea feliz. Solo que echo de menos mi imaginación, echo de menos algo que era parte de mi. He perdido parte de mi alma, que se ha ido y que quiero recuperar.

Atentamente,


una persona.

lunes, 13 de enero de 2014

Depressed (Letra #1)

Swimming in a black pool of wishes and dreams,
flying over there, searching on me.
Taking part of nothing, wonderin´you are here.
This world is a cruel battle against loneliness,
fighting with the demons that produce your emptiness,
remember when you said: "we have to survive"
Awkwardly thought this would be eternal, but not,
and now, I am depressed.

Maybe you say that it’s not realistic,
but also you said that I was fantastic,
and I don’t believe in you more time
and if I don’t change that chaos,
I still get up depressed.

My life is turning down to the rhythm of “born to die”
and babe, I don’t see how wonderful is life.
my fake smile doesn’t hide any secret,
only the real destruction,
of all my fuckin´ emotions.

Maybe you say that it’s not realistic,
but also you said that I was fantastic,
and I don’t believe in you more time
and if I don’t change that chaos,
I still get up depressed.

Later you said that I was impossible,
but I was alike you are,
and that produced a crash,
that sooner or later would have broken my heart.

Maybe you say that it’s not realistic,
but also you said that I was fantastic,
and I don’t believe in you more time
and if I don’t change that chaos,
I still get up depressed.

And now I only want to see the colors again,
not only the grey of life,
I want me back to reality and of course, I never want to wake me up depressed.


domingo, 12 de enero de 2014

Untitled #3

Una lluvia de verano cala mi corazón, 
quebrantahuesos de odio se apoderan de la razón,
música tocada desde el mismo infierno,
palabras pronunciadas a destiempo,
lucha encarnizada por el amor,
batalla perdida sin emoción,
visceras desparramadas por el campo,
las espadas clavadas en dolor.
Piedras en los bolsillos y un puente doloroso,
hipócrita sociedad donde arrojarse es vivir,
mientras que te invita a quedarte y morir,
creando un mundo a merced de lo tenebroso.
El amor es esperanza y el amor duele,
si duele no puede ser esperanzador,
si duele es que el alma te demuele,
y si te demuele no puede ser un resplandor.
Querer el pasado que pudo ser (y no fue),
amar al futuro que puede ser (y no será),
torturarse porque no sabes que hacer,
si con vida quieres permanecer.
Y sigo entrelazando el dolor,
espantandole con la felicidad,
curandole con bondad...
para mi herida un remedio abrasador.
Las imagenes me saltan como la sangre,
de aquellos que ya perecieron en la misma lucha,
todos por añadirse el adjetivo valiente,
por unos ojos color verde que no permitían la huida,
para acabar acostandose con la soledad,
y levantandose con la soledad.